Patologías frecuentes que requieren de un tratamiento de ortodoncia

mujer con ortodoncia en el dentista
Ayúdanos a compartir

El tratamiento de ortodoncia tiene como objetivo conseguir una mejora no solo de la alineación dental sino de todas las patologías que están relacionadas con la mordida; por ello, es preciso conocer los distintos casos en los que es recomendable llevar a cabo esta técnica. A continuación, te contamos cuáles son.

La oclusión dental defectuosa

Es importante saber que el término oclusión está referido a la alineación adecuada de los dientes. En circunstancias ideales, tanto los dientes del maxilar superior como del maxilar inferior deben encajar sin dificultades dentro de la cavidad oral, con la distancia adecuada entre ellos. Además de eso, todos los dientes deben de estar alineados, sin ningún tipo de rotaciones ni torceduras.

Las piezas dentales del maxilar superior deben sobresalir ligeramente con respecto a las piezas dentales del maxilar inferior, a fin de que los picos de los molares logren encajar en los espacios de sus molares opuestos.     

En aquellos casos en los que exista una desviación de la oclusión ideal, se presenta un cuadro de oclusión dental defectuosa. Esta patología puede producir que sean frecuentes las mordeduras de las mejillas y los labios, así como daños en la lengua. Pero no solo eso, la falta de alineación de las piezas dentales puede provocar serios problemas de salud, por lo que es necesaria una corrección y mientras más inmediata, mejor.  

Los tipos de oclusión dental defectuosa

De acuerdo a su tipología, la oclusión dental defectuosa puede ser conocida como retrognatismo o sobremordida, prognatismo o submordida, mordida abierta, etc.

Una revisión dental de rutina podrá determinar una oclusión dental defectuosa. Después del análisis o inspección de las piezas dentales y de la toma de placas radiográficas, el odontólogo estará en condiciones de determinar si los dientes están alineados de la forma correcta o no. A partir de ahí, el especialista realizará una clasificación de acuerdo al tipo y a la gravedad.  

  •  Retrognatismo o sobremordida 

Es denominado oclusión dental defectuosa de tipo 2 o sobremordida grave y se produce cuando el maxilar superior y los dientes superiores se superponen de forma considerable al maxilar y los dientes inferiores.

  • Prognatismo o submordida

Denominado oclusión dental defectuosa de tipo 3, es producido por la existencia de una submordida grave. El prognatismo es causado porque sobresale el maxilar inferior y sus dientes superponen a los dientes superiores y al maxilar superior.  

  • Mordida cruzada 

La mordida cruzada es otro de los casos más comunes y se identifica por la relación incorrecta entre los huesos maxilares y el encaje inadecuado de los dientes. Esto, produce que las piezas dentales superiores queden detrás de las piezas dentales inferiores.  

  • Mordida abierta

Por su parte, la mordida abierta se da cuando no existe el contacto adecuado entre las piezas dentales superiores con las inferiores. Es en estos casos en los que el paciente no logra cerrar por completo la boca con todos los dientes, generando un espacio visible entre ellos.

Causas de estas patologías en la población

Es muy bajo el porcentaje de la población que cuenta con los dientes alineados a la perfección. Por lo general, la oclusión dental defectuosa es heredada, siendo trasmitida de padres a hijos; sin embargo, algunos hábitos o patologías pueden llegar a alterar la forma de la mandíbula, como el uso prolongado del biberón durante la infancia, el labio leporino o paladar hendido o la presencia de tumores en la cavidad bucal, entre otras. También, la presencia de dientes torcidos o tratamientos dentales mal colocados, pueden ser motivo de oclusión dental defectuosa.     

Los síntomas típicos de la oclusión dental defectuosa pueden variar dependiendo su tipo, aunque, en líneas generales, puede identificarse con una mala alineación de las piezas dentales, la alteración de la forma del rostro, fastidios o molestias al morder o masticar, dificultades al hablar, costumbre de respirar por la boca y no por las fosas nasales, etc.   

Tratamiento de ortodoncia para estas patologías

Aunque, en muchos casos, aquellos pacientes que presentan casos leves de oclusión dental defectuosa no requieren de un tratamiento específico, existen algunas ocasiones en las que el caso reviste de cierta gravedad, por la que la solución es un tratamiento de ortodoncia. De acuerdo al tipo de oclusión dental defectuosa que se presente, el ortodoncista podrá recomendar distintos tratamientos especiales.   

Uno de los tratamientos de ortodoncia más utilizados consiste en la frenectomía  para corregir la posición de los dientes. En ciertos casos, será necesario realizar la extracción de algunas piezas dentales para la corrección de dientes apiñados por falta de espacio. La reestructuración o restauración adhesiva también es una práctica común para tratar la maloclusión de los dientes. También, una cirugía para acortar o reestructurar la mandíbula o la colocación de placas o alambres para fijar el maxilar son tratamientos habituales para este tipo de patologías.     

La prevención de las patologías relacionadas con una correcta oclusión dental suele ser una cuestión complicada debido a que, en su mayoría, estos casos suelen ser hereditarios. En líneas generales, es conveniente que los padres limiten el uso de biberones o chupetes a sus hijos a partir de determinada edad con el fin de disminuir cualquier cambio o alteración en el desarrollo de su mandíbula.

La identificación temprana de la oclusión dental defectuosa ayuda a acortar el tiempo necesario para realizar un tratamiento de ortodoncia exitoso. La corrección de este tipo de patologías se puede llevar a cabo mediante un tratamiento de ortodoncia, por lo que es recomendable iniciarlo lo más antes posible.


Ayúdanos a compartir
Ayúdanos a compartir

El tratamiento de ortodoncia tiene como objetivo conseguir una mejora no solo de la alineación dental sino de todas las patologías que están relacionadas con la mordida; por ello, es preciso conocer los distintos casos en los que es recomendable llevar a cabo esta técnica. A continuación, te contamos cuáles son.

La oclusión dental defectuosa

Es importante saber que el término oclusión está referido a la alineación adecuada de los dientes. En circunstancias ideales, tanto los dientes del maxilar superior como del maxilar inferior deben encajar sin dificultades dentro de la cavidad oral, con la distancia adecuada entre ellos. Además de eso, todos los dientes deben de estar alineados, sin ningún tipo de rotaciones ni torceduras.

Las piezas dentales del maxilar superior deben sobresalir ligeramente con respecto a las piezas dentales del maxilar inferior, a fin de que los picos de los molares logren encajar en los espacios de sus molares opuestos.     

En aquellos casos en los que exista una desviación de la oclusión ideal, se presenta un cuadro de oclusión dental defectuosa. Esta patología puede producir que sean frecuentes las mordeduras de las mejillas y los labios, así como daños en la lengua. Pero no solo eso, la falta de alineación de las piezas dentales puede provocar serios problemas de salud, por lo que es necesaria una corrección y mientras más inmediata, mejor.  

Los tipos de oclusión dental defectuosa

De acuerdo a su tipología, la oclusión dental defectuosa puede ser conocida como retrognatismo o sobremordida, prognatismo o submordida, mordida abierta, etc.

Una revisión dental de rutina podrá determinar una oclusión dental defectuosa. Después del análisis o inspección de las piezas dentales y de la toma de placas radiográficas, el odontólogo estará en condiciones de determinar si los dientes están alineados de la forma correcta o no. A partir de ahí, el especialista realizará una clasificación de acuerdo al tipo y a la gravedad.  

  •  Retrognatismo o sobremordida 

Es denominado oclusión dental defectuosa de tipo 2 o sobremordida grave y se produce cuando el maxilar superior y los dientes superiores se superponen de forma considerable al maxilar y los dientes inferiores.

  • Prognatismo o submordida

Denominado oclusión dental defectuosa de tipo 3, es producido por la existencia de una submordida grave. El prognatismo es causado porque sobresale el maxilar inferior y sus dientes superponen a los dientes superiores y al maxilar superior.  

  • Mordida cruzada 

La mordida cruzada es otro de los casos más comunes y se identifica por la relación incorrecta entre los huesos maxilares y el encaje inadecuado de los dientes. Esto, produce que las piezas dentales superiores queden detrás de las piezas dentales inferiores.  

  • Mordida abierta

Por su parte, la mordida abierta se da cuando no existe el contacto adecuado entre las piezas dentales superiores con las inferiores. Es en estos casos en los que el paciente no logra cerrar por completo la boca con todos los dientes, generando un espacio visible entre ellos.

Causas de estas patologías en la población

Es muy bajo el porcentaje de la población que cuenta con los dientes alineados a la perfección. Por lo general, la oclusión dental defectuosa es heredada, siendo trasmitida de padres a hijos; sin embargo, algunos hábitos o patologías pueden llegar a alterar la forma de la mandíbula, como el uso prolongado del biberón durante la infancia, el labio leporino o paladar hendido o la presencia de tumores en la cavidad bucal, entre otras. También, la presencia de dientes torcidos o tratamientos dentales mal colocados, pueden ser motivo de oclusión dental defectuosa.     

Los síntomas típicos de la oclusión dental defectuosa pueden variar dependiendo su tipo, aunque, en líneas generales, puede identificarse con una mala alineación de las piezas dentales, la alteración de la forma del rostro, fastidios o molestias al morder o masticar, dificultades al hablar, costumbre de respirar por la boca y no por las fosas nasales, etc.   

Tratamiento de ortodoncia para estas patologías

Aunque, en muchos casos, aquellos pacientes que presentan casos leves de oclusión dental defectuosa no requieren de un tratamiento específico, existen algunas ocasiones en las que el caso reviste de cierta gravedad, por la que la solución es un tratamiento de ortodoncia. De acuerdo al tipo de oclusión dental defectuosa que se presente, el ortodoncista podrá recomendar distintos tratamientos especiales.   

Uno de los tratamientos de ortodoncia más utilizados consiste en la frenectomía  para corregir la posición de los dientes. En ciertos casos, será necesario realizar la extracción de algunas piezas dentales para la corrección de dientes apiñados por falta de espacio. La reestructuración o restauración adhesiva también es una práctica común para tratar la maloclusión de los dientes. También, una cirugía para acortar o reestructurar la mandíbula o la colocación de placas o alambres para fijar el maxilar son tratamientos habituales para este tipo de patologías.     

La prevención de las patologías relacionadas con una correcta oclusión dental suele ser una cuestión complicada debido a que, en su mayoría, estos casos suelen ser hereditarios. En líneas generales, es conveniente que los padres limiten el uso de biberones o chupetes a sus hijos a partir de determinada edad con el fin de disminuir cualquier cambio o alteración en el desarrollo de su mandíbula.

La identificación temprana de la oclusión dental defectuosa ayuda a acortar el tiempo necesario para realizar un tratamiento de ortodoncia exitoso. La corrección de este tipo de patologías se puede llevar a cabo mediante un tratamiento de ortodoncia, por lo que es recomendable iniciarlo lo más antes posible.


Ayúdanos a compartir
Call Now Button