tratamiento de la ortodoncia
Ayúdanos a compartir

El cuidado de los dientes siempre ha sido una cuestión de prioridad entre aquellas personas que buscan transmitir frescura a través de una sonrisa perfecta. Gracias a las nuevas técnicas odontológicas y a la importancia que se le da a la apariencia física, muchos optan por realizarse diversos tratamientos en busca de curar, corregir o blanquear sus dientes. En ese contexto, la ortodoncia representa todo un auge al momento de buscar alinear los dientes o corregir problemas de mordida ; es por ello que dedicamos este espacio para brindarte algunos consejos sobre los cuidados que deberás tener durante y después de realizarte este tratamiento.

La maloclusión de los dientes es una anomalía que impide masticar adecuadamente, genera problemas de encías y dificulta la limpieza de las piezas dentales, además de transmitir molestias e inseguridad en las personas que la padecen. Este problema suele ser corregido con un tratamiento de ortodoncia, que busca alinear los dientes y los huesos maxilares para optimizar la función dental. El resultado final no solo es la mejora funcional sino también estética, aunque el éxito va a depender del grado del problema y las condiciones propias del paciente.   

Los primeros días del tratamiento de ortodoncia

Es usual que durante los primeros días el paciente sienta algo de dolor e incomodidad al tener puestos los brackets. A fin de evitar la aparición de heridas o úlceras en las encías o en la mucosa de la boca, es necesario utilizar cera dental que suavice las rozaduras de los alambres. Si aparece el dolor, lo más recomendable es tomar naproxeno sódico o paracetamol. En caso de presentar inflamación, se deberá acudir cuanto antes al dentista para que recete el medicamento adecuado, evitando la automedicación.    

Debido a que la probabilidad de aparición de llagas y úlceras es bastante alta, los odontólogos recomiendan el uso de algunos productos comerciales que contengan como principio activo al ácido hialurónico para ayudar a la cicatrización, los cuales pueden venir en presentación de spray o gel. El profesional ortodoncista puede recomendar otro tipo de productos de acuerdo al cuadro clínico que presente el paciente.  

La importancia de la limpieza durante la ortodoncia

Está claro que siempre es fundamental mantener una adecuada higiene bucal durante todo el día, sin embargo, la misma deberá ser mucho más rigurosa durante todo el tratamiento de ortodoncia. La probabilidad de padecer caries o infecciones en las encías es mayor en el paciente con ortodoncia debido a que los elementos retentivos dificultan la eliminación de los restos de comida, aumentando la acumulación de placa bacteriana y sarro.   

Si el aparato es removible, el cepillado de dientes es más fácil y corresponde a la limpieza habitual, inmediatamente después de ingerir los alimentos. En caso de contar con los brackets fijos, el cepillado deberá ser más minucioso, con la ayuda de cepillos interdentales y buscando llegar a las aberturas que existen entre los dientes y los arcos de metal. También, es recomendable utilizar enhebradores de seda para quitar los restos de comida entre los dientes.

En ambos casos, el cepillado deberá durar un mínimo de tres minutos y se recomienda utilizar un cepillo de celdas suaves, de preferencia uno especial para ortodoncia. Al finalizar este proceso, el uso de enjuague bucal es más que recomendable para garantizar una limpieza profunda tanto de las piezas dentales como de toda la cavidad bucal.

Alimentos permitidos para el cuidado dental

Aunque no es necesario eliminar de la dieta todos los alimentos sólidos, es preciso que el paciente aminore el esfuerzo de masticar, en especial durante las primeras semanas del tratamiento de ortodoncia. Para ello, deberá seguir una dieta de alimentos blandos, evitando aquellos que requieran de fuerza al morder, como las carnes o las golosinas. Además, estos alimentos suelen dejar restos difíciles de sacar entre los alambres y los dientes.    

En esa línea, los dentistas suelen recomendar el consumo de sopas, cremas y consomés, así como los productos cocidos, los purés y las compotas. En cuanto a bebidas, son de gran ayuda alimenticia los batidos, jugos y licuados. Por el contrario, se deberá reducir el consumo de alimentos que puedan manchar, teñir o debilitar las piezas dentales, como el café, el té, los cigarrillos, el vino y las bebidas carbonatadas. La ingesta de azúcar también deberá estar restringida durante todo el tratamiento de ortodoncia.   

Hábitos favorables durante el tratamiento de la ortodoncia

Quienes siguen un tratamiento de ortodoncia acostumbran adoptar algunos hábitos que los ayudan a obtener una mayor comodidad a lo largo de los meses, entre los cuales se encuentra el llevar consigo, a todos lados, un pequeño kit especial de aseo bucal para evitar cualquier inconveniente al comer. Además, a fin de evitar el mal aliento y mantener la boca libre de restos de comida, aumentan de forma considerable su consumo de agua durante todo el día. También, les resulta muy beneficioso mantener los labios hidratados con la ayuda de un bálsamo labial.

Por último, es importante mantener un aseo adecuado una vez finalizado el tratamiento, para impedir la aparición de caries y de placa bacteriana. El uso de retenedores ayudará a evitar que se presenten nuevas malformaciones o que los dientes vuelvan a su posición anterior, aportando estabilidad a los resultados conseguidos. Es necesario acudir al ortodoncista para que revise el estado de las piezas dentales y recomiende las acciones a seguir para mantener los dientes cuidados.   

Tener una sonrisa perfecta, con dientes blancos, limpios y bien alineados, es uno de los objetivos más buscados por aquellas personas preocupadas por mejorar su aspecto físico y lucir más saludables. El tratamiento de ortodoncia es una excelente alternativa para conseguirlo ya que logra resultados exitosos aun en los casos más complicados. Tomando en cuenta estos consejos y recomendaciones, te será más fácil lidiar con las molestias propias de este proceso correctivo.


Ayúdanos a compartir
Ayúdanos a compartir

El cuidado de los dientes siempre ha sido una cuestión de prioridad entre aquellas personas que buscan transmitir frescura a través de una sonrisa perfecta. Gracias a las nuevas técnicas odontológicas y a la importancia que se le da a la apariencia física, muchos optan por realizarse diversos tratamientos en busca de curar, corregir o blanquear sus dientes. En ese contexto, la ortodoncia representa todo un auge al momento de buscar alinear los dientes o corregir problemas de mordida ; es por ello que dedicamos este espacio para brindarte algunos consejos sobre los cuidados que deberás tener durante y después de realizarte este tratamiento.

La maloclusión de los dientes es una anomalía que impide masticar adecuadamente, genera problemas de encías y dificulta la limpieza de las piezas dentales, además de transmitir molestias e inseguridad en las personas que la padecen. Este problema suele ser corregido con un tratamiento de ortodoncia, que busca alinear los dientes y los huesos maxilares para optimizar la función dental. El resultado final no solo es la mejora funcional sino también estética, aunque el éxito va a depender del grado del problema y las condiciones propias del paciente.   

Los primeros días del tratamiento de ortodoncia

Es usual que durante los primeros días el paciente sienta algo de dolor e incomodidad al tener puestos los brackets. A fin de evitar la aparición de heridas o úlceras en las encías o en la mucosa de la boca, es necesario utilizar cera dental que suavice las rozaduras de los alambres. Si aparece el dolor, lo más recomendable es tomar naproxeno sódico o paracetamol. En caso de presentar inflamación, se deberá acudir cuanto antes al dentista para que recete el medicamento adecuado, evitando la automedicación.    

Debido a que la probabilidad de aparición de llagas y úlceras es bastante alta, los odontólogos recomiendan el uso de algunos productos comerciales que contengan como principio activo al ácido hialurónico para ayudar a la cicatrización, los cuales pueden venir en presentación de spray o gel. El profesional ortodoncista puede recomendar otro tipo de productos de acuerdo al cuadro clínico que presente el paciente.  

La importancia de la limpieza durante la ortodoncia

Está claro que siempre es fundamental mantener una adecuada higiene bucal durante todo el día, sin embargo, la misma deberá ser mucho más rigurosa durante todo el tratamiento de ortodoncia. La probabilidad de padecer caries o infecciones en las encías es mayor en el paciente con ortodoncia debido a que los elementos retentivos dificultan la eliminación de los restos de comida, aumentando la acumulación de placa bacteriana y sarro.   

Si el aparato es removible, el cepillado de dientes es más fácil y corresponde a la limpieza habitual, inmediatamente después de ingerir los alimentos. En caso de contar con los brackets fijos, el cepillado deberá ser más minucioso, con la ayuda de cepillos interdentales y buscando llegar a las aberturas que existen entre los dientes y los arcos de metal. También, es recomendable utilizar enhebradores de seda para quitar los restos de comida entre los dientes.

En ambos casos, el cepillado deberá durar un mínimo de tres minutos y se recomienda utilizar un cepillo de celdas suaves, de preferencia uno especial para ortodoncia. Al finalizar este proceso, el uso de enjuague bucal es más que recomendable para garantizar una limpieza profunda tanto de las piezas dentales como de toda la cavidad bucal.

Alimentos permitidos para el cuidado dental

Aunque no es necesario eliminar de la dieta todos los alimentos sólidos, es preciso que el paciente aminore el esfuerzo de masticar, en especial durante las primeras semanas del tratamiento de ortodoncia. Para ello, deberá seguir una dieta de alimentos blandos, evitando aquellos que requieran de fuerza al morder, como las carnes o las golosinas. Además, estos alimentos suelen dejar restos difíciles de sacar entre los alambres y los dientes.    

En esa línea, los dentistas suelen recomendar el consumo de sopas, cremas y consomés, así como los productos cocidos, los purés y las compotas. En cuanto a bebidas, son de gran ayuda alimenticia los batidos, jugos y licuados. Por el contrario, se deberá reducir el consumo de alimentos que puedan manchar, teñir o debilitar las piezas dentales, como el café, el té, los cigarrillos, el vino y las bebidas carbonatadas. La ingesta de azúcar también deberá estar restringida durante todo el tratamiento de ortodoncia.   

Hábitos favorables durante el tratamiento de la ortodoncia

Quienes siguen un tratamiento de ortodoncia acostumbran adoptar algunos hábitos que los ayudan a obtener una mayor comodidad a lo largo de los meses, entre los cuales se encuentra el llevar consigo, a todos lados, un pequeño kit especial de aseo bucal para evitar cualquier inconveniente al comer. Además, a fin de evitar el mal aliento y mantener la boca libre de restos de comida, aumentan de forma considerable su consumo de agua durante todo el día. También, les resulta muy beneficioso mantener los labios hidratados con la ayuda de un bálsamo labial.

Por último, es importante mantener un aseo adecuado una vez finalizado el tratamiento, para impedir la aparición de caries y de placa bacteriana. El uso de retenedores ayudará a evitar que se presenten nuevas malformaciones o que los dientes vuelvan a su posición anterior, aportando estabilidad a los resultados conseguidos. Es necesario acudir al ortodoncista para que revise el estado de las piezas dentales y recomiende las acciones a seguir para mantener los dientes cuidados.   

Tener una sonrisa perfecta, con dientes blancos, limpios y bien alineados, es uno de los objetivos más buscados por aquellas personas preocupadas por mejorar su aspecto físico y lucir más saludables. El tratamiento de ortodoncia es una excelente alternativa para conseguirlo ya que logra resultados exitosos aun en los casos más complicados. Tomando en cuenta estos consejos y recomendaciones, te será más fácil lidiar con las molestias propias de este proceso correctivo.


Ayúdanos a compartir
Llámanos: 934 366 197