Endodoncia

Ayúdanos a compartir

En tiempos pasados, la extracción de las piezas dentales era una práctica común cuando éstas sufrían algún tipo de infección o daño en la pulpa dentaL. Hoy en día, es posible salvar todo tipo de piezas  a través de una técnica conocida como endodoncia, que consiste en extraer la pulpa dañada y sellar la pieza a fin de que desarrolle su función habitual. En el siguiente artículo te contamos, paso a paso, cómo el odontólogo realiza este procedimiento de manera exitosa.

En qué consiste el tratamiento de la endodoncia

A través del procedimiento de endodoncia, se extrae por completo la pulpa de una pieza dental y se rellenan los conductos de forma tridimensional. La pulpa es el tejido vital que se encuentra localizado en la parte interna del diente, denominada cavidad pulpar, y está conformada por nervios y vasos sanguíneos.
El tratamiento de la endodoncia suele realizarse en dos sesiones, la primera de ellas para curar los conductos radiculares y la segunda para efectuar la obturación final del diente,  requiere de una alta especialización y mucha experiencia por parte del odontólogo, por lo que corresponde a un especialista en la materia, denominado endodoncista, llevar a cabo esta práctica con éxito.

Pasos para realizar una endodoncia exitosa

Usualmente, se utiliza anestesia local para realizar el procedimiento de endodoncia, aunque en casos de periodontitis o de necrosis pulpar no es necesario anestesiar ya que la pulpa está muerta.
A partir de ahí, se empieza a preparar el diente con la ayuda de una fresa diamantada, intentando darle la amplitud suficiente para poder instrumentar los conductos. Es importante saber que en los casos en los que la pieza dental se encuentra muy dañada es necesario reconstruir las paredes con un tipo de cemento temporal.
Acto seguido, una vez que se ha realizado el saneado   de la caries de la pieza a tratar, se realiza un aislamiento con un dique de goma y su respectivo clamp, dejando aislada  únicamente la pieza a tratar. Con la ayuda de una fresa redonda, se extrae el techo cameral, se ubican los conductos y se ingresan a ellos utilizando ensanchadores o limas.
Se procede a realizar la permeabilización del conducto y al remodelado de las paredes de la cavidad, dejando preparado el diente para la instrumentación de los conductos. En caso de que el paciente haya acudido al especialista por un caso de dolor e inflamación o tenga un historial  negativo de ese diente  con dolor y tumefacción, se aplicará medicamento interconducto en la primera visita, permeabilizando el ápice para permitir que drene el exudado.
En la etapa de instrumentación, se elimina de manera mecánica la pulpa dentaria ubicada en los conductos radiculares y se establecen las paredes de forma cónica a fin de preparar el camino para la obturación de los conductos.
A través de la obturación de los conductos, se rellenan de forma tridimensional los mismos con el  fin de mantenerlos aislados del exterior. Para realizar el relleno, el endodoncista seca los conductos, controla la longitud de los mismos con la ayuda de radiográficas o de aparatos endodónticos y coloca el cemento sellador sobre un pequeño bolo de algodón.
Por último, después de algunos días de haber realizado la obturación provisional es momento de realizar la obturación definitiva. Para ello, se retira el aislamiento, se graba con ácido ortofosfórico y se coloca el adhesivo dentario junto con la resina dental.
Durante este tratamiento, el dentista puede considerar necesario el uso de antibióticos antes o después de la endodoncia. Asimismo, es necesario realizar un seguimiento de la evolución de la pieza dental con el fin de evitar cualquier tipo de inflamación o infección que ponga en riesgo los resultados.

Recomendaciones para después de la endodoncia

La asistencia a todas las sesiones que se hayan programado para realizar el procedimiento de endodoncia es un factor clave para el éxito del tratamiento; por ello, es necesario acudir a todas las citas programadas por el odontólogo para tal fin.
Es recomendable evitar la ingesta de alimentos hasta que el efecto del anestésico haya pasado en su totalidad, a fin de prevenir cualquier tipo de lesión en los tejidos blandos. Por lo general, el efecto de la anestesia permanece alrededor de tres horas posteriores al tratamiento; el consumo de agua ayuda a disipar el efecto más rápidamente.
Es posible que los tejidos contiguos a la pieza dental tratada puedan haber quedado inflamados, experimentando dolor durante varios días posteriores luego de realizar la endodoncia. Además, este dolor puede verse incrementado con la masticación, por lo que el dentista podría recetar algún tipo de analgésico.
En caso de dolor intenso e inflamación, es indispensable seguir al pie de la letra las indicaciones dictadas por el odontólogo. Los casos de inflamación y supuración pueden presentarse incluso cuando el pronóstico de la endodoncia es favorable.
El cuidado de la pieza dental tratada con una endodoncia deberá ser estricto hasta que el dentista lo indique. Por ello, se recomienda limitar el masticado en la zona tratada ya que el riesgo de fractura o contaminación de la pieza es muy alto.
La asistencia a los controles posteriores al procedimiento de endodoncia es muy importante a fin de evitar cualquier complicación futura. Es probable que el dentista deba realizar tareas adicionales para resolver cualquier tipo de anomalía.
Se deberá continuar con la tarea habitual de higiene bucal, teniendo especial cuidado con el diente tratado. Para ello, es preciso cepillar cuidadosamente las piezas dentales con pasta y cepillo y utilizar seda dental entre los dientes.
En la actualidad, es posible salvar una pieza dental dañada a través de la endodoncia, evitando su extracción; de hecho, el índice de éxito de este procedimiento es de alrededor del 95%, representando un tratamiento muy seguro a largo plazo. Si sufres de alguna infección o daño en la pulpa dentaria, acude de inmediato al dentista, él sabrá indicarte el procedimiento adecuado para llevar a cabo esta práctica de manera favorable.


Ayúdanos a compartir
Ayúdanos a compartir

En tiempos pasados, la extracción de las piezas dentales era una práctica común cuando éstas sufrían algún tipo de infección o daño en la pulpa dentaL. Hoy en día, es posible salvar todo tipo de piezas  a través de una técnica conocida como endodoncia, que consiste en extraer la pulpa dañada y sellar la pieza a fin de que desarrolle su función habitual. En el siguiente artículo te contamos, paso a paso, cómo el odontólogo realiza este procedimiento de manera exitosa.

En qué consiste el tratamiento de la endodoncia

A través del procedimiento de endodoncia, se extrae por completo la pulpa de una pieza dental y se rellenan los conductos de forma tridimensional. La pulpa es el tejido vital que se encuentra localizado en la parte interna del diente, denominada cavidad pulpar, y está conformada por nervios y vasos sanguíneos.
El tratamiento de la endodoncia suele realizarse en dos sesiones, la primera de ellas para curar los conductos radiculares y la segunda para efectuar la obturación final del diente,  requiere de una alta especialización y mucha experiencia por parte del odontólogo, por lo que corresponde a un especialista en la materia, denominado endodoncista, llevar a cabo esta práctica con éxito.

Pasos para realizar una endodoncia exitosa

Usualmente, se utiliza anestesia local para realizar el procedimiento de endodoncia, aunque en casos de periodontitis o de necrosis pulpar no es necesario anestesiar ya que la pulpa está muerta.
A partir de ahí, se empieza a preparar el diente con la ayuda de una fresa diamantada, intentando darle la amplitud suficiente para poder instrumentar los conductos. Es importante saber que en los casos en los que la pieza dental se encuentra muy dañada es necesario reconstruir las paredes con un tipo de cemento temporal.
Acto seguido, una vez que se ha realizado el saneado   de la caries de la pieza a tratar, se realiza un aislamiento con un dique de goma y su respectivo clamp, dejando aislada  únicamente la pieza a tratar. Con la ayuda de una fresa redonda, se extrae el techo cameral, se ubican los conductos y se ingresan a ellos utilizando ensanchadores o limas.
Se procede a realizar la permeabilización del conducto y al remodelado de las paredes de la cavidad, dejando preparado el diente para la instrumentación de los conductos. En caso de que el paciente haya acudido al especialista por un caso de dolor e inflamación o tenga un historial  negativo de ese diente  con dolor y tumefacción, se aplicará medicamento interconducto en la primera visita, permeabilizando el ápice para permitir que drene el exudado.
En la etapa de instrumentación, se elimina de manera mecánica la pulpa dentaria ubicada en los conductos radiculares y se establecen las paredes de forma cónica a fin de preparar el camino para la obturación de los conductos.
A través de la obturación de los conductos, se rellenan de forma tridimensional los mismos con el  fin de mantenerlos aislados del exterior. Para realizar el relleno, el endodoncista seca los conductos, controla la longitud de los mismos con la ayuda de radiográficas o de aparatos endodónticos y coloca el cemento sellador sobre un pequeño bolo de algodón.
Por último, después de algunos días de haber realizado la obturación provisional es momento de realizar la obturación definitiva. Para ello, se retira el aislamiento, se graba con ácido ortofosfórico y se coloca el adhesivo dentario junto con la resina dental.
Durante este tratamiento, el dentista puede considerar necesario el uso de antibióticos antes o después de la endodoncia. Asimismo, es necesario realizar un seguimiento de la evolución de la pieza dental con el fin de evitar cualquier tipo de inflamación o infección que ponga en riesgo los resultados.

Recomendaciones para después de la endodoncia

La asistencia a todas las sesiones que se hayan programado para realizar el procedimiento de endodoncia es un factor clave para el éxito del tratamiento; por ello, es necesario acudir a todas las citas programadas por el odontólogo para tal fin.
Es recomendable evitar la ingesta de alimentos hasta que el efecto del anestésico haya pasado en su totalidad, a fin de prevenir cualquier tipo de lesión en los tejidos blandos. Por lo general, el efecto de la anestesia permanece alrededor de tres horas posteriores al tratamiento; el consumo de agua ayuda a disipar el efecto más rápidamente.
Es posible que los tejidos contiguos a la pieza dental tratada puedan haber quedado inflamados, experimentando dolor durante varios días posteriores luego de realizar la endodoncia. Además, este dolor puede verse incrementado con la masticación, por lo que el dentista podría recetar algún tipo de analgésico.
En caso de dolor intenso e inflamación, es indispensable seguir al pie de la letra las indicaciones dictadas por el odontólogo. Los casos de inflamación y supuración pueden presentarse incluso cuando el pronóstico de la endodoncia es favorable.
El cuidado de la pieza dental tratada con una endodoncia deberá ser estricto hasta que el dentista lo indique. Por ello, se recomienda limitar el masticado en la zona tratada ya que el riesgo de fractura o contaminación de la pieza es muy alto.
La asistencia a los controles posteriores al procedimiento de endodoncia es muy importante a fin de evitar cualquier complicación futura. Es probable que el dentista deba realizar tareas adicionales para resolver cualquier tipo de anomalía.
Se deberá continuar con la tarea habitual de higiene bucal, teniendo especial cuidado con el diente tratado. Para ello, es preciso cepillar cuidadosamente las piezas dentales con pasta y cepillo y utilizar seda dental entre los dientes.
En la actualidad, es posible salvar una pieza dental dañada a través de la endodoncia, evitando su extracción; de hecho, el índice de éxito de este procedimiento es de alrededor del 95%, representando un tratamiento muy seguro a largo plazo. Si sufres de alguna infección o daño en la pulpa dentaria, acude de inmediato al dentista, él sabrá indicarte el procedimiento adecuado para llevar a cabo esta práctica de manera favorable.


Ayúdanos a compartir
Llámanos: 934 366 197