Brackets transparentes o tradicionales, ¿cuál elegir?

brackets transparentes o tradicionales
Ayúdanos a compartir

En la actualidad, sigue siendo un factor determinante la cuestión estética al momento de tener que decidir realizarse un tratamiento de ortodoncia para corregir la posición de las piezas dentales. Pero no solo nos referimos a los resultados finales sino al cuidado estético durante el proceso. Y es que no son pocos quienes se muestran reticentes a llevar durante varios meses los necesarios brackets correctivos, debido a la incómoda visibilidad que les representan. No obstante, los adelantos tecnológicos en este campo han permitido el uso extendido de los brackets transparentes, los cuales configuran una alternativa viable para conseguir la sonrisa perfectamente alineada.

Los brackets transparentes pueden ser elaborados en distintos tipos de materiales muy resistentes, con iguales resultados que los brackets tradicionales en cuanto a resistencia y funcionalidad; además, su oferta disponible es muy amplia, lo que ha permitido que sean mucho más accesibles y económicos que en años anteriores.

La importancia de los brackets

Los brackets representan un elemento fundamental en la técnica de ortodoncia no invasiva que permite corregir la posición de las piezas dentales. Son distintas las causas por las que los dientes pueden estar mal ubicados en la boca, desde razones hereditarias hasta accidentes o malformaciones. Este problema no solo afecta al paciente a nivel estético sino, también, puede generar serias alteraciones en la salud bucodental.

Mediante los tratamientos de ortodoncia, el especialista busca corregir la oclusión de las arcadas  encajando los dientes de ambos maxilares. Con la ayuda de aparatos ortodónticos, es posible aplicar fuerza controlada sobre los dientes con el fin de moverlos paulatinamente hacia su posición correcta.

La alta demanda de los tratamientos de ortodoncia ha permitido una mejora significativa en el diseño de los brackets, haciéndolos más cómodos y eficientes. Hoy en día, es posible encontrarlos de distintos tamaños y materiales, por lo que es conveniente conocer qué características poseen a fin de elegir el que mejor se acomode a cada necesidad en particular.   

Brackets metálicos: máxima eficiencia a bajo costo

Los brackets metálicos son los primeros que se usaron en los tratamientos de ortodoncia. Al ser elaborados en metal, representan la opción más económica disponible en el mercado actual, con una excelente relación  calidad-precio. Este tipo de brackets son muy versátiles y logran buenos resultados en el tratamiento, siendo muy recomendados por los dentistas gracias a su eficiencia comprobada, sobre todo en los casos más complicados.  

Sin embargo, no todas son buenas noticias ya que también presentan algunas desventajas importantes. Uno de los principales inconvenientes al utilizar brackets metálicos es que sus extremos suelen dañar los tejidos blandos de la boca, generando úlceras o heridas en los pacientes. Además, este tipo de brackets tienen la dificultad de no ser muy estéticos debido, principalmente, a que son muy visibles.

Aun cuando se ha mejorado notablemente el diseño de los brackets metálicos, su aspecto metalizado los convierte en los menos populares, en especial entre los jóvenes y adolescentes que buscan mejorar su sonrisa.  

Brackets transparentes: mejora en la estética y menor visibilidad

Por su parte, los brackets transparentes están basados en el mismo sistema que los metálicos, con la salvedad que son mucho más estéticos y no son muy visibles. De acuerdo al material con el que son elaborados, los hay de distintos tipos, siendo los de cristal de zafiro los más recomendados, debido a su alta resistencia y durabilidad.   

Este tipo de brackets son de los más demandados en la actualidad, gracias a su aspecto traslúcido y a que mantiene su color con el paso del tiempo. A diferencia de los de cerámica o plástico, los brackets de zafiro no se tiñen ni se vuelven amarillentos con el uso y son imperceptibles a simple vista, convirtiéndose en los favoritos entre quienes buscan una mejora estética durante el procedimiento.   

Entre las desventajas más significativas del uso de este tipo de brackets está el mayor cuidado que hay que tener en comparación con los brackets metálicos. Su alta transparencia por momentos le juega en contra: la suciedad acumulada después de ingerir alimentos se vuelve más evidente, por lo que es preciso mantener una limpieza constante, utilizando para ello dentífricos especiales y sedas dentales.

¿Qué tipo de brackets elegir para el tratamiento de ortodoncia? 

La elección entre uno u otro material va a depender de ciertos aspectos importantes, entre los cuales se encuentran las necesidades particulares de cada paciente y el tiempo que va a tomar el tratamiento, determinado por el odontólogo. No obstante, es aconsejable elegir aquel con el que se logre una adecuada combinación entre estética y coste.     

En ese sentido, los brackets de cristal de zafiro cumplen con ese requerimiento; no solo representan una alternativa más estética, sino que resultan muy funcionales ya que debido a la suavidad de las piezas que se adhieren a los dientes, el paciente no siente ningún tipo de molestias en las encías ni en las mejillas, reduciendo la probabilidad de daños en los tejidos blandos.

En cuanto al precio, si bien es cierto que  son más costosos que los tradicionales brackets metálicos debido a que el zafiro es un material más caro que el metal, son la opción más económica de los denominados tratamientos estéticos, entre los que se encuentran los alineadores transparentes Invisalign o la ortodoncia lingual.

Es preciso mencionar que existen otros tipos de brackets transparentes, elaborados con distintos materiales como el plástico o la porcelana. Estos representan una alternativa más económica que los brackets de cristal de zafiro, sin embargo, al ser de menor calidad, se desgastan muy rápidamente, volviéndose amarillentos con el paso del tiempo.   

Ya sean brackets metálicos o transparentes, al momento de elegir los aparatos más adecuados para el tratamiento de ortodoncia es importante considerar tanto el aspecto estético como funcional; la elección no solo debe ayudar a mejorar el aspecto durante todo el proceso sino, también, brindar los mejores resultados finales de acuerdo a la condición del paciente. El odontólogo especializado en ortodoncia ayudará a tomar la elección más conveniente a fin de conseguir la sonrisa deseada.


Ayúdanos a compartir
Ayúdanos a compartir

En la actualidad, sigue siendo un factor determinante la cuestión estética al momento de tener que decidir realizarse un tratamiento de ortodoncia para corregir la posición de las piezas dentales. Pero no solo nos referimos a los resultados finales sino al cuidado estético durante el proceso. Y es que no son pocos quienes se muestran reticentes a llevar durante varios meses los necesarios brackets correctivos, debido a la incómoda visibilidad que les representan. No obstante, los adelantos tecnológicos en este campo han permitido el uso extendido de los brackets transparentes, los cuales configuran una alternativa viable para conseguir la sonrisa perfectamente alineada.

Los brackets transparentes pueden ser elaborados en distintos tipos de materiales muy resistentes, con iguales resultados que los brackets tradicionales en cuanto a resistencia y funcionalidad; además, su oferta disponible es muy amplia, lo que ha permitido que sean mucho más accesibles y económicos que en años anteriores.

La importancia de los brackets

Los brackets representan un elemento fundamental en la técnica de ortodoncia no invasiva que permite corregir la posición de las piezas dentales. Son distintas las causas por las que los dientes pueden estar mal ubicados en la boca, desde razones hereditarias hasta accidentes o malformaciones. Este problema no solo afecta al paciente a nivel estético sino, también, puede generar serias alteraciones en la salud bucodental.

Mediante los tratamientos de ortodoncia, el especialista busca corregir la oclusión de las arcadas  encajando los dientes de ambos maxilares. Con la ayuda de aparatos ortodónticos, es posible aplicar fuerza controlada sobre los dientes con el fin de moverlos paulatinamente hacia su posición correcta.

La alta demanda de los tratamientos de ortodoncia ha permitido una mejora significativa en el diseño de los brackets, haciéndolos más cómodos y eficientes. Hoy en día, es posible encontrarlos de distintos tamaños y materiales, por lo que es conveniente conocer qué características poseen a fin de elegir el que mejor se acomode a cada necesidad en particular.   

Brackets metálicos: máxima eficiencia a bajo costo

Los brackets metálicos son los primeros que se usaron en los tratamientos de ortodoncia. Al ser elaborados en metal, representan la opción más económica disponible en el mercado actual, con una excelente relación  calidad-precio. Este tipo de brackets son muy versátiles y logran buenos resultados en el tratamiento, siendo muy recomendados por los dentistas gracias a su eficiencia comprobada, sobre todo en los casos más complicados.  

Sin embargo, no todas son buenas noticias ya que también presentan algunas desventajas importantes. Uno de los principales inconvenientes al utilizar brackets metálicos es que sus extremos suelen dañar los tejidos blandos de la boca, generando úlceras o heridas en los pacientes. Además, este tipo de brackets tienen la dificultad de no ser muy estéticos debido, principalmente, a que son muy visibles.

Aun cuando se ha mejorado notablemente el diseño de los brackets metálicos, su aspecto metalizado los convierte en los menos populares, en especial entre los jóvenes y adolescentes que buscan mejorar su sonrisa.  

Brackets transparentes: mejora en la estética y menor visibilidad

Por su parte, los brackets transparentes están basados en el mismo sistema que los metálicos, con la salvedad que son mucho más estéticos y no son muy visibles. De acuerdo al material con el que son elaborados, los hay de distintos tipos, siendo los de cristal de zafiro los más recomendados, debido a su alta resistencia y durabilidad.   

Este tipo de brackets son de los más demandados en la actualidad, gracias a su aspecto traslúcido y a que mantiene su color con el paso del tiempo. A diferencia de los de cerámica o plástico, los brackets de zafiro no se tiñen ni se vuelven amarillentos con el uso y son imperceptibles a simple vista, convirtiéndose en los favoritos entre quienes buscan una mejora estética durante el procedimiento.   

Entre las desventajas más significativas del uso de este tipo de brackets está el mayor cuidado que hay que tener en comparación con los brackets metálicos. Su alta transparencia por momentos le juega en contra: la suciedad acumulada después de ingerir alimentos se vuelve más evidente, por lo que es preciso mantener una limpieza constante, utilizando para ello dentífricos especiales y sedas dentales.

¿Qué tipo de brackets elegir para el tratamiento de ortodoncia? 

La elección entre uno u otro material va a depender de ciertos aspectos importantes, entre los cuales se encuentran las necesidades particulares de cada paciente y el tiempo que va a tomar el tratamiento, determinado por el odontólogo. No obstante, es aconsejable elegir aquel con el que se logre una adecuada combinación entre estética y coste.     

En ese sentido, los brackets de cristal de zafiro cumplen con ese requerimiento; no solo representan una alternativa más estética, sino que resultan muy funcionales ya que debido a la suavidad de las piezas que se adhieren a los dientes, el paciente no siente ningún tipo de molestias en las encías ni en las mejillas, reduciendo la probabilidad de daños en los tejidos blandos.

En cuanto al precio, si bien es cierto que  son más costosos que los tradicionales brackets metálicos debido a que el zafiro es un material más caro que el metal, son la opción más económica de los denominados tratamientos estéticos, entre los que se encuentran los alineadores transparentes Invisalign o la ortodoncia lingual.

Es preciso mencionar que existen otros tipos de brackets transparentes, elaborados con distintos materiales como el plástico o la porcelana. Estos representan una alternativa más económica que los brackets de cristal de zafiro, sin embargo, al ser de menor calidad, se desgastan muy rápidamente, volviéndose amarillentos con el paso del tiempo.   

Ya sean brackets metálicos o transparentes, al momento de elegir los aparatos más adecuados para el tratamiento de ortodoncia es importante considerar tanto el aspecto estético como funcional; la elección no solo debe ayudar a mejorar el aspecto durante todo el proceso sino, también, brindar los mejores resultados finales de acuerdo a la condición del paciente. El odontólogo especializado en ortodoncia ayudará a tomar la elección más conveniente a fin de conseguir la sonrisa deseada.


Ayúdanos a compartir
Llámanos: 934 366 197