aftas o úlceras bucales
Las aftas o úlceras orales (comúnmente llamadas llagas) representan un proceso patológico benigno muy frecuente de la cavidad oral. No obstante, existen enfermedades más graves y/o desórdenes hormonales que pueden manifestarse inicialmente con lesiones ulceradas similares a las aftas (llagas).

¿Qué es una afta?


Las aftas son úlceras que pueden localizarse en cualquier parte de la mucosa oral (labios, lengua, encía...) Son lesiones dolorosas de forma ovalada, de tamaño variable y con un fondo blanco-amarillento.
Por lo general empiezan con una sensación de ardor en el sitio de la futura úlcera y posteriormente, cuando la lesión avanza, produce dolor e incomodidad, en gran parte por la irritación producida por la acción de la saliva y la flora oral. Pese a que en la mayoría de casos se trata de lesiones sin mayor importancia, dificultan acciones cotidianas como hablar o comer.

En un gran número de casos, estas úlceras forman parte de un proceso recurrente (que vuelve a reaparecer) llamado estomatitis aftosa recurrente (EAR)

¿Qué es y a quién afecta la estomatitis aftosa recurrente (EAR)?



Es una enfermedad no contagiosa caracterizada por la aparición de aftas (llagas) en la mucosa oral que desemboca en forma de brotes con una evolución crónica. Presenta una elevada tasa de prevalencia en la población general y es ligeramente más frecuente en mujeres.


¿Cuáles son las causas?


Se desconocen los factores originarios claros, aunque existen numerosos factores que se relacionan con la aparición de estas lesiones:

o Ciclo menstrual: aumentan en la fase premenstrual donde hay una disminución de estrógenos y disminuyen en el embarazo
.
o Estrés, ansiedad, nerviosismo, depresión: se considera el factor más común.

o Factores genéticos

o Alergias alimentarias: como el tomate, las nueces o el huevo pueden tener relación aunque no está del todo claro

o Alteraciones hematológicas: déficit de Hierro, Ácido fólico, vitamina B12

o Déficit vitamínico: disminución de B1, B2, B6

o Productos químicos: presentes en dentífricos y enjuagues bucales

o Factores traumáticos

o Fármacos

o Cese del hábito tabáquico





Existen enfermedades generales asociadas que pueden manifestarse con úlceras recurrentes en la cavidad oral (Llagas) como son la enfermedad de Chron, síndrome de Behçet, celiaquía, neutropenia cíclica, síndrome de Reiter…

Diferentes infecciones víricas pueden causar úlceras orales parecidas a las aftas: el virus VIH, la infección por Coxsackievirus (herpangina) muy común en niños, la sífilis en fase primaria o secundaria…

El cáncer oral puede manifestarse con una lesión ulcerosa en la mucosa oral. Por eso es importante descartar las posibles causas de las aftas (llagas) cuando las mismas son recurrentes o aparecen con demasiada frecuencia, comprobar que no forman parte de una enfermedad mayor, estudiar los posibles factores desencadenantes y si existen deficiencias vitamínicas o inmunitarias.

Acudir al especialista en caso de tener una lesión de estas características y que tras varios días no cicatriza es crucial para detectar una lesión maligna a tiempo en caso de padecerla

Las aftas o úlceras orales ( comúnmente llamadas llagas ) representan un proceso patológico benigno muy frecuente de la cavidad oral. No obstante, existen enfermedades más graves y/o desórdenes hormonales que pueden manifestarse inicialmente con lesiones ulcerosas similares a las aftas ( llagas ).